BUSCADOR

Salud en la Construcción

Salud en la Construcción

En la actualidad hay un gran número de trabajadores en paro mayores de 55 años, muchos de ellos con problemas músculo-esqueléticos que les impiden llevar a cabo la totalidad de las tareas propias en los puestos de trabajo en el sector de la construcción, y que cada día más se traducen en aptos condicionales en las revisiones médicas de vigilancia de la salud.

La pérdida de salud en el proceso de envejecimiento, está relacionada con múltiples factores. Muy importantes son los factores genéticos, los estilos de vida que hemos tenido, el tabaquismo, la falta de ejercicio, los tipos de alimentación, los factores ambientales, etc.

Pero no debemos olvidar que uno de los factores más importante está relacionado con las condiciones de trabajo y el desequilibrio entre carga de trabajo y capacidad de trabajo física que tenemos a lo largo de la vida laboral.

Los sobreesfuerzos por la manipulación manual de cargas tienen relación directa con la lesión en los discos intervertebrales que dan lugar a protrusiones y hernias discales. Estructuras que son más vulnerables a medida que envejecemos.

Por ello, se ha de considerar una prioridad abordar el problema que representa tener un sector de la población trabajadora que se ha lesionado y que se sigue lesionando en el trabajo por falta de medidas de prevención y que debido a ello, en el tramo final de su vida laboral no es apta para realizar las tareas propias de su puesto.

El abordaje del problema compete a todos, empresarios, trabajadores, técnicos de prevención, agentes sociales y administración pública.

Los técnicos de prevención deben identificar y  evaluar los riesgos a los que están expuestos los trabajadores y proponer las medidas preventivas correspondientes.

Las empresas deben poner a disposición de los trabajadores los medios de prevención necesarios para eliminar y/o controlar los riesgos y se deben establecer métodos de trabajo seguros, respetar los límites de carga, disponer de ayudas mecánicas para minimizar el esfuerzo del trabajador y proporcionar información y formación a los trabajadores sobre los riesgos y cómo prevenirlos, los procedimientos a seguir así como el  manejo correcto de los medios mecánicos que se pongan a su disposición.

Los trabajadores deben respetar los procedimientos, los límites de carga y hacer uso correcto de los medios mecánicos.

Los agentes sociales, las empresas y la administración deben vigilar el cumplimiento de la normativa.

Se debe fomentar desde la administración la contratación y el mantenimiento de personas mayores en los puestos de trabajo, lo cual permita aprovechar las capacidades adquiridas con la experiencia de los años. Actuar en este sentido debe ser prioritario en un escenario donde la esperanza de vida y el descenso de la natalidad nos conducen a un envejecimiento de la población trabajadora.

Se debe fomentar la capacitación de los trabajadores para que puedan desempeñar otras tareas, como por ejemplo, la capacitación en nuevas tecnologías que se han convertido en herramientas transversales, imprescindibles en muchos de los procesos.

La capacitación de los trabajadores en su uso, permite que puedan participar en otro tipo de procesos cuando por motivos de salud no pueden llevar a cabo tareas propias del trabajo físico en la obra.

Mª José Guimerà
Responsable departamento de Ergonomía
INPREIN, S.L

També et pot interessar

No hi han comentaris

Publica un comentari

Escriu el Cpatcha *