BUSCADOR

Trabajos de mantenimiento en las rondas viarias de Barcelona

Trabajos de mantenimiento en las rondas viarias de Barcelona

Las Rondas de Barcelona son el anillo viario que circunvala la Ciudad Condal e interconecta los municipios del Área Metropolitana y cuya construcción permitió que Barcelona se transformara en la Metrópolis que ahora conocemos. Esta vía que se empezó a planificar en 1963 y que fue inaugurada en 1992 permitió descongestionar las arterias principales que entraban en la ciudad y con ella iniciar la pacificación del tráfico por la que todavía hoy trabajamos.
Aunque la planificación estratégica regional busca un modelo más transversal de vía estilo Calle Mayor, la implementación de este cambio está lejos de nuestra realidad. Por el momento, las Rondas siguen siendo vías por las que pueden circular todo tipo de vehículos y se encuentran fuera de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE).

De este modo, nuestro cometido sigue siendo garantizar su función original de transporte y comunicación entre las personas de Barcelona y su Área Metropolitana. Para ello contamos con un equipo de más de 30 trabajadores de campo y 11 técnicos especialistas en mantenimiento y explotación de carreteras. Ya sea durante su jornada diurna o nocturna, todos ellos ponen todo su empeño en garantizar la seguridad y facilitar la movilidad de los usuarios de Rondas.

Aunque en la mayoría de los casos su trabajo es imperceptible, las actuaciones de nuestro personal se convierten en el foco de atención del Área Metropolitana dos veces por año. Esto sucede durante Semana Santa para la conocida dentro de nuestro equipo como procesión del asfalto y en verano como el éxodo del asfalto. Nos referimos por supuesto a los trabajos de mantenimiento del pavimento que requieren de la interrupción total del tráfico durante más de 24 horas. Debido a la gran afectación sobre la circulación, tales trabajos pueden realizarse sólo cuando la afluencia de vehículos es menor, cosa que sucede cuando la mayoría de nuestros vecinos deja la ciudad y se va de vacaciones.

Desafortunadamente la pandemia del COVID-19 ha impedido realizar la actuación planificada para esta Semana Santa. Así, del mismo modo que el Primavera Sound se aplaza, nosotros aplazamos esta procesión para agosto sabiendo que mientras nuestros vecinos disfruten de sus vistas al mar nosotros lo haremos del río Besós.
Aunque durante el estado de emergencia perdimos la oportunidad de realizar la macro-actuación anual de semana santa, los diversos equipos de rondas no detienen su trabajo invisible dado su carácter de servicio esencial. Recordemos que las Rondas de Barcelona son la vía más rápida para la circulación de los diferentes equipos de emergencia como bomberos y ambulancias, permiten el acceso a todos los hospitales de la ciudad y garantizan el acceso de los suministros básicos.

Para conseguirlo, nuestros equipos de vigilancia y ayuda a la vialidad están activos 24/7 los 365 días, atienden un promedio de 3 incidencias diarias y recorren más de 115.000 km por año (sería como dar la vuelta a la tierra más de tres veces alrededor del ecuador). Dotamos a nuestros equipos con dos dispositivos GPS por vehículo, cámaras embarcadas, sistema de control de puntos de paso, conexión con el sistema Ingrid web a través de Tablet por parte de los vigilantes y comunicación continuada con el centro de control para garantizar la ayuda al usuario de la vía y a nuestro personal.

Son el equipo de mantenimiento de instalaciones los que nos garantizan la correcta iluminación de las vías, el perfecto estado de los pozos de bombeo, la óptima ventilación en los túneles, el mantenimiento de los sistemas de emergencia como postes SOS, extintores y sistemas de comunicación así como muchos otros elementos que como usuarios no percibimos pero que son básicos para garantizar nuestra conducción segura y ayudarnos en caso de emergencia.

Entre las actividades más visuales se puede identificar la de nuestra brigada de siega que mantiene aproximadamente 2 millones de m2 /año, lo equivalente a un campo de fútbol diario. Esta actividad que afecta mínimamente el tráfico suele hacerse durante el día y no sólo hace que visualmente la zona sea agradable sino que garantiza la visibilidad de la vía, su señalización y elementos colindantes.

Contamos también con el equipo de mantenimiento de obra civil dedicado a garantizar la seguridad vial ya sea mediante la sustitución de barreras de contención y faldones de protección de motoristas golpeados por accidentes, mejora de la señalización vertical y horizontal, impermeabilizaciones de estructuras, mejora de juntas en viaductos, sellado de fisuras en calzada.

No vamos a olvidar tampoco a la cuadrilla de limpieza de calzada con barredora mecánica que al cabo del año recorre un total de 5.387 km únicamente dentro de ese anillo de 40 Km que son las rondas. Sus tareas no se limitan al barrido de la calzada ,también limpian los diferentes elementos de drenaje En paralelo en el contrato se cuenta con el equipo de limpieza de túneles destinado a la limpieza de hastiales y el hollín adherido a los techos de los túneles. Así, no sólo mejoramos la calidad del aire sino que también mejoramos su visibilidad interior. Estos trabajos de limpieza de paramentos y techos se realizan mediante la aplicación de un detergente biodegradable y posterior aclarado con un camión específicamente diseñado que aplica agua a una presión entre 180-230 bar. De nuevo un trabajo casi invisible ya que dada la complejidad y afectación al tráfico éstos se realizan en horario nocturno.

Aunque cada equipo realiza tareas diferentes, todos ellos tienen en común la recurrente necesidad de cortar la vía. En total se realizan más de 2 cortes de carril diarios mediante la colocación de señalización provisional de obra y conos. El alto riesgo de esta acción requiere por tanto la colaboración de todas las partes:

En primer lugar, tanto para cortes de carril rápidos como cortes totales se necesita el apoyo de las autoridades policiales. En particular, debemos agradecer a la Guàrdia Urbana de Barcelona y Mossos d’Esquadra el balizamiento mediante sus vehículos mejorando nuestro vehículo escudo y protegiendo a nuestros trabajadores, sus tareas de pacificación del tráfico y el refuerzo que hacen de las tareas de información ciudadana.

En segundo lugar la implicación de los usuarios de Rondas. Éstos son informados de la actuación desde los paneles alfanuméricos distribuidos a lo largo de toda la traza en los que aparte de informar de la zona de obras, también se enfatiza la presencia de personas trabajando para ellos. Si a eso le añadimos que hemos dispuesto cada noche de un carro velocímetro al inicio del corte que indica al usuario su velocidad real, el aviso e información de la entrada en la zona de obras es total.

Por último y no menos importante , la mayor parte de los esfuerzos para prevenir riesgos los implantamos por nuestra parte.

-Empezamos por la sectorización de la B 10 colocando señales de tipo libro en todos los accesos que evitan la manipulación manual de cargas y limitan la exposición de nuestros operarios al riesgo de atropello.

-Mejora de nuestros EPIs haciendo uso de ropa de alta visibilidad de clase III que garantiza el reconocimiento de la figura humana en 360° y resalta sus extremidades, si a eso le unimos que cada trabajador está dotado de un frontal (iluminación delantera y balizamiento posterior) colocado en el casco, facilita al conductor la identificación que el operario se encuentra de cara o de espalda al tráfico.

Para finalizar en el contrato de mantenimiento hemos diseñado, desarrollado y puesto en funcionamiento nuestro propio vehículo para la realización de cortes de carril homologado. Este vehículo garantiza que el equipo trabaje coordinado ya que facilita el contacto visual y acústico entre operarios. Las cámaras y avisadores acústicos situados en la caja del vehículo y que conectan con la cabina del camión de corte permiten una mejor comunicación entre ellos. Los trabajadores que se encuentran en el interior de la caja del vehículo entregando los conos se encuentran correctamente fijados a la estructura del vehículo y utilizan mosquetones giratorios para facilitar su movimiento. Por su parte, el trabajador que coloca los conos lo hace sentado en un asiento ergonómico y giratorio que facilita el movimiento de colocación de los conos y que puede ser regulado a su anatomía particular.

En definitiva, con las aportaciones preventivas desarrolladas en los últimos tres años hemos conseguido un triple objetivo: la participación directa de los agentes externos, implicar y sensibilizar a los usuarios de la vía, y la mejora de las condiciones de trabajo en el desarrollo de nuestras tareas diarias, minimizado el tiempo de exposición al tráfico, las caídas a distinto nivel y reduciendo el grado de estrés.

Al margen de todo lo comentado, internamente también hemos concentrado esfuerzos en la protocolización de las diversas labores recurrentes así como en la formación e información de las todas las divisiones de trabajo. Por ejemplo, en la línea de la protección civil y emergencias, el pasado 2019 formamos al 100% de nuestro equipo tanto en técnicas de primeros auxilios como en el manejo del desfibrilador e incluimos en nuestro centro de mantenimiento y nuestros vehículos de vialidad un desfibrilador externo automático (DEA). De este modo las Rondas pueden ser consideradas, además de un espacio viario seguro, un lugar cardio protegido.

Al equipo de Rondas nos gustaría que cuando podamos volver a salir a disfrutar de nuestras carreteras recordaseis de estos equipos humanos que nunca dejaron de trabajar para que día y noche, festivos y laborables, confinados o no, podáis circular con seguridad y disfrutando del trayecto. Recordar que en la carretera nunca estás sólo y tu seguridad vial es nuestra seguridad laboral.

Teresa Mª Cano Rodríguez
Coordinadora de Seguridad y Salud
e-SCENTIA

Javier Calvo Rivera
Jefe de los Trabajos
UTE CONSERVACIO RONDES
SORIGUE COMSA

No Comments

Post A Comment

Escriu el Cpatcha *