BUSCADOR

Seguridad y salud en una la obra de ensanchamiento del andén de la estación de Provença de los FGC

Seguridad y salud en una la obra de ensanchamiento del andén de la estación de Provença de los FGC

Si han pasado por el centro de Barcelona en estos últimos años es muy probable que hayan reparado en la ocupación de los chaflanes de la calle Balmes con Rosselló, alargándose hasta al edificio de la Universitat Pompeu Fabra. Tal vez les haya dado la impresión de que el espacio no se ha alterado en todo este tiempo, debido a que el grueso de la obra se está realizando en el subsuelo de la ciudad, con el objeto de la ampliación del andén de la estación de Provença.

Si además son usuarios de la estación, desde el interior del andén tampoco apreciarán qué se hace, pues la ocupación ha sido mínima, al entenderse que hay grandes aglomeraciones de personas en hora punta y disminuir el ancho del andén podía suponer un aumento del riesgo en las zonas no protegidas por las mamparas.

Así pues, ¿en qué consiste esta misteriosa obra que no se ve por ningún lado, y en la que llevan más de dos años trabajando?

 

 

 

 

 

 

 

Cruce Balmes Rosselló

Se está realizando la ampliación del andén de la estación de Provença en dirección Sarrià en sus primeros 30 m, pasando de los apenas 3 metros de anchura a unos 8 metros. Asimismo, también se realiza una ampliación del vestíbulo de acceso a la estación, habilitando el conjunto con dos salidas de emergencia hasta la superficie en la calle Rosselló. El objetivo es que, en caso de emergencia, toda la carga de ocupación del los andenes se evacúe en menos de cuatro minutos y que en menos de seis todas las personas se encuentren en un lugar seguro.

Para poder realizar esta ampliación ha sido necesario realizar una excavación en forma de galería desde el pozo de acceso situado en el chaflán Balmes-Rosselló, avanzando por el espacio comprendido entre la estación existente construida en los años 20 del siglo pasado, y los edificios de la calle Balmes, algunos de ellos con más de 100 años de historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Protecciones a terceros en trabajos de pilotaje

Ha sido una obra complicada de ejecutar en cuanto a seguridad se refiere, en primer lugar por su ubicación, que ha obligado a  restringir al máximo los espacios de ocupación, pese a que el tipo de maquinaria a utilizar en las diferentes fases era de dimensiones considerables. En una primera fase se realizaron trabajos de micropilotaje en la calle Balmes para el refuerzo de los hastiales de la vuelta de la estación en los tramos entre la estación existente y el nuevo tramo de galería. Para la ejecución de los mismos fue necesaria la realización de un protocolo de actuación bien definido para garantizar la movilidad en superficie, y garantizar la seguridad de los usuarios de la estación en el interior. Las perforaciones más próximas al andén se hicieron fuera de horario de apertura al público, y realizando un seguimiento exhaustivo de la alineación de cada uno de los micropilotes para evitar posibles desviaciones con los considerables riesgos que suponían para los trabajadores y la ciudadanía.

Asimismo, para reforzar la seguridad de los usuarios de la estación se colocaron en el andén una serie de paneles protectores fonoreductores reforzados con estructura metálica, que garantizaban, en caso de desvío, que no se pudiese acceder a la zona de pasajeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paneles protectores fonoreductores reforzados con estructura metálica

En la calle Rosselló se realizó una pantalla de micropilotes en el lado más próximo a los edificios, para contención de tierras y realizar la excavación de la escalera de emergencia, que por el lado calzada, ya contaba con la pantalla existente del vestíbulo y pasillo que comunica la estación de Provença de FGC con las de Diagonal de líneas 3 y 5 de Metro.

De esta manera se realizaban de forma segura los trabajos de excavación y construcción de la escalera y estructura para soporte del colector de aguas residuales de las fincas colindantes. En superficie, para evitar la posible caída de personal, se disponía en todo momento del vallado perimetral de los diferentes huecos, protegidos además con barreras de hormigón en las zonas próximas a circulación de vehículos, para evitar su caída y atropello a personal de obra y peatones.

Para reducir la afectación a vecinos de los ruidos se han colocado estructuras de panel fonoreductor, envolviendo los elementos ruidosos tipo generador eléctrico o compresores. Incluso en la ejecución de trabajos de demolición y corte se colocaban pantallas en proximidad al foco para mirar de minimizar el efecto,  protegiendo a la vez de posibles proyecciones de partículas en el proceso de picado. Asimismo, se ha contado en todo momento con un registro acústico para verificar que no se superaban los niveles sonoros permitidos.

Otra actuación fue la colocación de una red recubriendo la bóveda de la estación en todo el tramo afectado, para evitar que por posibles vibraciones durante la ejecución de la obra pudiera caer algún trozo de  baldosa de las que recubren la bóveda, alguna de las cuales ya se habían desprendido previamente. Se colocó también una lámina protectora impermeable en el tramo donde se realizaban trabajos de pilotajes para evitar la caída de agua necesaria en el proceso en caso de que se filtrara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colocación de red protectora en bóveda estación

Otra actuación necesaria fue el apeo de las vigas que soportan la calle Roselló en el tramo afectado por la obra para poder realizar la apertura del nuevo acceso a la estación en la pantalla existente. Mediante torretas metálicas y gatos hidráulicos se realizó la elevación de la calle para poder colocar la nueva viga de soporte. Este trabajo se realizó en horario nocturno y con la calle cortada para garantizar la mínima carga en la calzada.

El proceso de avance de la galería requirió de un procedimiento específico muy estudiado para evitar el mínimo movimiento del terreno, garantizando así la estabilidad de los cimientos de los edificios centenarios próximos a la excavación. El acceso a la galería se realizaba por un pozo existente ya realizado en una fase anterior de la construcción de la estación para poder llegar al fondo.

En primer lugar se realizaba mediante bulones todo un paraguas horizontal de entre 8 y 12 m de longitud, en forma de arco para contener las tierras en el proceso de excavación, que se realizaba posteriormente cada medio metro excavando el terreno, y estabilizando el frente con gunita de hormigón de fraguado rápido, reforzada con fibras, para posteriormente colocar una estructura de perfiles metálicos en forma de arco, a modo de costillas,  que volvían a contener la estructura que soporta el terreno, y poder seguir avanzando el siguiente medio metro, iniciando con la demolición de la gunita de protección del frente que garantizaba la estabilidad del mismo en el proceso de montaje de estructura, que es cuando había personal de a pie trabajando en la galería.

Con este procedimiento se garantizaba la seguridad de los trabajadores frente a posibles desprendimientos, y la contención del terreno, garantizando que no había movimientos en los edificios colindantes, en los que se realizaban comprobaciones topográficas exhaustivas de desplazamientos, que fueron inapreciables durante todo el proceso de ejecución.

Para garantizar una ventilación adecuada en el interior de la galería conforme iba avanzando en los casi 60 m de longitud, se colocaron ventiladores que introducían aire del exterior y otros que extraían aire provocando así una corriente continua de aire límpio.

 En todo momento se han realizado comprobaciones de desplazamientos en las vías y en la propia estación, para garantizar que el movimiento de tierras en el proceso de avance reforzado, no afectara a la estructura centenaria de la estación construida con procedimientos de la época.

Una vez finalizado en avance y hormigonada toda la superficie de la nueva galería se realizaron los trabajos de apertura de comunicación entre la nueva galería y la estación existente, y el refuerzo del hastial mediante vigas metálicas. Se trataba de realizar el corte del hastial del túnel de hormigón de 2 metros de anchura, en los tramos de apertura de unos 4 m de largo.  Debido a estas dimensiones y teniendo en cuenta el peso del hormigón, se definió un procedimiento de corte y retirada de las piezas, para disponer de piezas manejables con la maquinaria que podía acceder a la galería, carretillas elevadoras, y grúa hasta el exterior. Los trabajos de corte se realizaron en horario nocturno y fuera de apertura al público de la estación, debido a que era necesario acceder a la zona de andén para el paso de hilo de corte, y taladros. Diariamente se protegían aperturas con estructura metálica para evitar paso de ruido y polvo de la obra a la estación en horario de apertura, hasta que finalmente se dejaron cerradas las cuatro aperturas, hasta el momento en que se tengan que abrir para realizar el remate final de acabados en la unión entre galería y estación existente.

Además de todos estos procedimientos específicos, el proceso de la obra ha requerido del uso de elementos auxiliares diversos, desde cimbras para el soporte de estructuras de escaleras, elementos de contención, andamios para trabajos de aplacados y recubrimientos, plataformas elevadoras de personas para realización de montaje estructural, y del seguimiento de medidas preventivas contempladas en el plan de seguridad y salud.

Recreación virtual del andén ampliado una vez abierto

Actualmente las obras se encuentran en fase de arquitectura e instalaciones, con la colocación de recubrimientos verticales e instalaciones eléctricas, de protección contra incendios, etc. En breve se empezarán a abrir puertas, y a retirar protecciones que permitirán ver ya las nuevas instalaciones en el proceso de acabados de unión entre éstas y la estación y vestíbulo existentes, poco antes de su apertura definitiva  en un corto periodo de tiempo.

Los procesos constructivos acompañados de la maquinaria y medios auxiliares adecuados en buen estado de conservación y mantenimiento, así como un equipo de trabajo bien liderado y formado, garantiza que los trabajos resulten seguros desde el punto de vista de la prevención.

Esperamos haber contribuido en mejorar la movilidad sostenible de nuestra ciudad con esta obra, en la segunda estación más concurrida de toda la red viaria de FGC.

 

 

 

Sergio López
Técnico de prevención de riesgos laborales en e-scentia Global S.L.

 

No Comments

Post A Comment

Escriu el Cpatcha *